Frascos de seguridad

El frasco de seguridad permite proteger al mismo tiempo el equipo médico y la canalización de vacío contra cualquier subida accidental de líquido. Está equipado con un filtro antibacteriano y una seguridad anti-rebosamiento. Usado con su filtro en fachada según las recomendaciones del fabricante, permite luchar contra la propagación de infecciones nosocomiales.

  • Caracteristicas
  • Versiones disponibles
  • Consumibles
  • Descargas

 

FRASCO DE SEGURIDAD 100 ML CON FILTRO ANTIBACTERIANO DESECHABLE DE PLÁSTICO EN FACHADA PARA RVTM3

  • Frasco de policarbonato compacto esterilizable en autoclave a 134°C.
  • Sistema anti-rebosamiento mecánico.
  • El frasco de seguridad no debe servir de frasco recolector.

Para un uso correcto, conviene conectar el frasco de seguridad a un frasco recolector, el frasco recolector se debe conectar al paciente mediante un tubo de aspiración de silicona.

Cambio del filtro simple y rápido.

El frasco, al estar protegido por el filtro, no necesita esterilización cada vez que se cambia el filtro.

Ventajas del filtro antibacteriano de plástico en fachada:

  • Higiene: Sistema muy higiénico que limita el riesgo de contaminación del equipo y de la red de vacío. Además, la cápsula de plástico evita el contacto directo con el filtro de papel ensuciado.
  • Visibilidad del nivel de ensuciamiento: Gracias a su posición frontal vertical, el filtro antibacteriano de plástico es muy visible, incluso desde lejos. Por lo tanto, es fácil constatar su nivel de ensuciamiento, alertando el personal sobre la necesidad de cambiarlo.
  • Cambio del filtro muy fácil: Extraiga el filtro realizando un movimiento giratorio, tire el filtro e inserte un filtro nuevo empujándolo hasta oír un «clic».
  • Ahorro de tiempo considerable: El frasco está protegido por el filtro. No es necesario esterilizarlo, excepto en caso de subida accidental de líquido o de perforación del filtro. De esta forma, podrá evitar las largas operaciones de esterilización del frasco.
  • Ahorros generados: El cambio fácil y rápido del filtro, así como la esterilización ocasional del frasco de seguridad generan un ahorro considerable de tiempo. Por lo tanto, se mejora el coste global de explotación.

Posibilidad de conexión sin el filtro en caso de urgencia o de ruptura de stock de filtros.

¡Cambie el filtro después de cada paciente!

Al cambiar el filtro después de cada paciente, usted contribuye a la lucha contra las infecciones nosocomiales.  

  • Frasco de seguridad 100 ml con filtro antibacteriano de plástico en fachada para RVTM3
  • Frasco de seguridad 100 ml con filtro antibacteriano de plástico en fachada para RVTM2 y VENTURI TM
  • Frasco de seguridad 150 ml con filtro antibacteriano de papel para RVTM y VENTURI TM
  • Frasco de seguridad 500 ml con filtro antibacteriano de papel
  • Tubo de 10 filtros antibacterianos desechables de plástico: Ref. 11813 (modelo idéntico para los RVTM2 y RVTM3)
  • Caja de 100 filtros antibacterianos desechables de papel: Ref. 11818

Para más información, contactar.

Encuentre TECHNOLOGIE MEDICALE
en su teléfono inteligente